Luis Suárez y Jordi Alba no vieron amarilla y estarán en la final de la Copa del Rey

El FC Barcelona afrontó el Clásico de Copa del Rey con la idea de que podía ser su último encuentro de la competición, en el caso de no sacar un buen resultado en el Santiago Bernabéu. Los culés, a pesar de no hacer un buen encuentro, fueron efectivos y mantuvieron la cabeza fría para sacar una victoria excelente y meterse en otra final de Copa más.

Luis Suárez y Jordi Alba, dos jugadores básicos para este Barça de Ernesto Valverde, fueron titulares contra el Real Madrid, a pesar del riesgo que ambos corrían. De haber visto una cartulina amarilla cualquiera de los dos, se habrían perdido la gran final de Copa. Por suerte para los intereses blaugranas, ninguno vio tarjeta y Valverde podrá contar con ambos para esa final.

Tanto Alba, como Suárez fueron plenamente conscientes los 90 minutos de que una entrada a destiempo, un agarrón o una simple protesta podía llegar a dejarles sin final. Por eso, se les vio muy metidos en ese aspecto y midieron bastante sus entradas, eligieron bien sus faltas y no llegaron a protestarle demasiado al árbitro.

El lateral zurdo tuvo la suerte de que el Real Madrid volcó gran parte de su caudal ofensivo por la otra banda. Vinicius y Reguilón fueron los mejores del equipo blanco y la izquierda fue el costado por el que el conjunto madridista llevó más peligro. Carvajal y Lucas Vázquez tuvieron menos profundidad y Alba sufrió menos.

Luis Suárez ya se perdió una final de Copa

El uruguayo ya sabe lo que es perderse una final copera. Lo hizo en la de hace dos temporadas, en el 2017, ante el Alavés. El ex del Liverpool fue expulsado en el encuentro de vuelta de semifinales contra el Atlético de Madrid y se perdió así la gran final.

Todo el mundo conoce a Suárez y su carácter impulsivo y batallador, pero contra los merengues se le vio algo más relajado que de costumbre con el árbitro. El delantero charrúa protestó mucho menos y fue menos a hablar con el colegiado, a sabiendas de que cualquier protesta podría haberle costado una tarjeta por la que se podría haber llegado a perder otra final de Copa.


You may also like...