OH PRESIDENT MI PRESIDENT

     Evidentemente no me refiero a Bartomeu, que nunca habla, como máximo repite mantras con una sonrisa en los labios, como si tuviera un patrocinio de Profiden que tuviera que defender.

     No, estaba hablando de Piqué. Que de nuevo lo ha hecho. Ha vuelto a defender al Barça, ha vuelto a expresar lo que piensan muchos culés, hartos ya de estar hartos, cansados de un palco que es una oda al oscurantismo, cansados de una prensa al dictado de un personaje y de un club, cansados de que minimicen los éxitos del Barça incluso en el extranjero, cansados de que se trate al club como un equipo apestado.

     Se le podrá decir que no era el momento, pero nunca es el momento para decir las verdades y para mentir cualquier epoca es buena.

     Se le podrá acusar de no ser elegante, pero es que con la elegancia año tras año aumentan los ataques, año tras año aumentan los errores, y año tras año en esos altavoces que silencian trampas y enarbolan la bandera anti culé, se pisan unos a otros para lanzar el siguiente ataque, para ganarse la caricia del amo, siempre dispuestos a lamerle la mano.

     Hay quien dice que todo es por una campaña anti separatista, porque se asocia al Barça con el separatismo latente, pero ese separatismo ha de aumentar con agravios constantes, con desprecios permanentes, con ataques indiscriminados.

     Y Piqué ha cogido la bandera del Barça y ha salido a repartir mandobles, con elegancia, con tranquilidad, cantando las verdades del barquero a esa prensa a sueldo que solo ve a traves de un escudo, y que ha dejado la ética en un cajón porque con ella no encontraban trabajo.

     Ahora volverán los pitos, los desprecios y los ataques. Piqué les ha dado munición y estos tipos nunca desperdician un arma, pero Gerard sabe que en los corazones de los aficionados, aunque no todos compartan sus palabras, hay agradecimiento a quien se empeña en defenderles, a quien se empeña en dar la cara por ellos.

     Y la fiscalia puede que analice sus palabras, y en el Madrid saldrán a pedir(o exigir, como se diga) a los suyos que hagan un cordón sanitario para defenderles(que el jabugo les puede y no van a arriesgarse) y tendremos tertulias monotemáticas en las que jaurías atacarán y uno o dos, harán una tibia defensa(que las colaboraciones ayudan a pagar segun que trenes) para poder travestirlas de plurales.

     Piqué ayer cavó un poco su fosa como jugador de la selección española, pero puede que haya lanzado un dardo a una directiva sonriente, callada, sumisa, que no habla por no ofender, que aguanta los palos con una tibia respuesta o a veces en silencio, y que no es ni de lejos lo que esperaban aquellos que les votaron masivamente.

     Ayer Piqué nos dio una lección, aunque acabe perjudicandonos, y su afirmación de que no le gustan los valores, al hablar del palco, va a hacerle mucho daño.

     Pero que en un palco, catalogado por Bárcenas como una especie de centro de negocios, se sienten junto a Florentino  determinadas personas que una semana, aunque fuera cierto que es casualidad, despues lancen los mayores ataques judiciales a Messi y a Neymar no le puede gustar a Piqué ni le puede gustar a nadie que siga enamorado de este deporte.

     Es aquello de la mujer del Cesar. Y aqui, hasta el mismisimo Cesar pediria el divorcio.

     Gracies, President

   

   

You may also like...